16 de febrero de 2009

¿Qué es el Copyleft?

Este es la primera entrada del blog e irremediablemente tenía que definir el Copyleft, era de obligado cumplimiento. Me gustaría que este portal sea un espacio para informarnos, compartir y discutir ideas y en el que se puedan resolver todas las dudas que surjan alrededor de este concepto.
Agradeceré la aportación de datos sobre cualquier tipo de licencias que estén bajo el Copyleft, así como ideas y reflexiones que me puedan ayudar a llevar adelante el trabajo fin de carrera que gira alrededor de este tema.

Antes de empezar de lleno me gustaría agradecer a aquellas personas que de una forma desinteresada me explicaron e introdujeron en esta nueva forma de entender la propiedad intelectual, ya que Eme Navarro, Mario Pena y Javier de la Cueva, fueron los que me dieron el primer empujón para adentrarme en este apasionante mundo. Además, tampoco quiero olvidar a dos amigas de periodismo, Miriam y Rocío, que me contagiaron su espíritu emprendedor y por eso hoy estoy en este blog.


Qué es el Copyleft

El Copyleft es una idea basada en el Copyright pero cuyos derechos de autor son menos restrictivos que éste último. Lo que conocemos por “todos los derechos reservados”, comprenden el de reproducción, producción, distribución, adaptación, comunicación pública y transformación. Sin embargo con este nuevo concepto, las cortapisas de distribuir copias y modificar las obras desaparecen, siempre y cuando los trabajos derivados estén bajo los mismos derechos que el original y que se exprese claramente su autoría.

Con las licencias que se fundamentan en esta idea se pueden proteger creaciones de cualquier índole creativa (cultura, arte y ciencia). La aparición del Copyleft surge de la necesidad social para participar en la vida cultural de una forma más libre, democrática y ágil, ya que el anquilosado Copyright ha sido incapaz de adaptarse a las nuevas tecnologías que se están abriendo paso día a día. Y según mi opinión personal, la revolución que ha generado esta era digital junto a Internet, ha provocado que el Copyright se haya quedado obsoleto, pero aún hay unos pocos que se empeñan en seguir usando este modelo, cuando está claro que se necesita un nuevo modelo que regule todo este conglomerado cultural.

Me gustaría citar el libro, Imagine... no Copyright (2008), de Joost Smiers y Marieke van Schijndel (páginas 14 y 12 respectivamente) porque pienso que explican claramente inquietudes que llevábamos en nuestro interior pero que la estructura de mercado no nos permitía hacer realidad:

"Queremos recuperar la idea de que, como ciudadanos, podemos tener una opinión decisiva sobre la estructura de las condiciones de producción, distribución y promoción de las expresiones artísticas; y, por consiguiente, sobre la vida cultural de nuestras sociedades (McChesney, 2007:4). Al crear mercados culturales viables para una amplísima variedad de manifestaciones culturales recobramos, como ciudadanos, el poder de decisión sobre nuestras culturas."

"Evidentemente, es posible que resulte más complejo vivir con esa diversidad de expresión que con la homogeneidad. Pero, desde una perspectiva democrática, merece la pena esforzarse por resolver las posibles tensiones que deriven de la diversidad."

(Imagen de Copyleft festival - licencia Creative Commons 2.0 by)