21 de septiembre de 2016

Cuáles son las implicaciones de las ventas y el precio de los CDs

Entre los diferentes formatos de venta de música, el formato físico es aquel que concentra el mayor número de ventas, representando el 75% del total mundial según la IFPI (IFPI a 2009:5). Además, dentro de los formatos de larga duración, como los LPs, los MCs, los CDs, los vídeos de música y los álbumes digitales, se puede considerar que en las dos últimas décadas (IFPI a 2009: 89)1 el CD se ha consolidado como el principal formato de música grabada. Por lo tanto, dentro de la industria discográfica, el CD se erige como una de las piezas clave de su economía porque representa una de las principales fuentes de ingreso.

Venta compra cds negocio pirateria artistas - Imagen de flickr.com/photos/freejpg CC BY 2.0

Por otra parte, aunque el número de ventas digitales ha ido aumentando desde el 2004 hasta la actualidad, este crecimiento no ha sido lo suficientemente elevado como para compensar el descenso que ha experimentado el volumen de ventas físicas(IFPI 2009a: 55). Sobre esta cuestión, algunos músicos explican que muchas discográficas han estado destinando menos dinero para las grabaciones de los músicos “aduciendo que la piratería los está matando” (Robert, Ernest.2009).

Sin embargo, en opinión de estos músicos, dichos recortes económicos se han realizado indiscriminadamente para favorecer a otras personas implicadas en este proceso, dando lugar “a generaciones de empresarios que se han enriquecido con cantidades desproporcionadas” (Camino, E., 2009). Además, el grupo Reincidentes señala que los elevados precios de los contenidos musicales es otro de los abusos que se han producido en la industria discográfica y que inducen “a acostumbrarse a no pagar nada por las descargas ni siquiera” (Robert, Ernest.,2009).

Otros artistas como Manu Chao, Alaska, El Cigala o La Excepción, concretan que los precios de los CDs son elevados y, aunque con ello no quieren decir que todos los CDs de música deban valer lo mismo (La Razón, 2010) 2, reconocen que el precio de los mismos puede ser más económico (El Mundo, 2004)(La Razón, 2010). Muchos músicos son conscientes que decisiones de esta naturaleza pueden llegar a ser beneficiosas tanto para los propios artistas como para el público porque se puede romper “un poco el monopolio de la industria discográfica y además, se llega a los jóvenes”(El Cigala, 2008). Algunos músicos critican duramente que un disco pueda valer unos 22€ (20Minutos, 2008), pues las compañías discográficas “fomentan la piratería con el coste tan elevado que ponen a la venta los discos para que, luego, lo que se lleve el artista no llegue ni a un euro de los 18 o 20 que vale el disco” (Diariodeibiza,  2009).

Una vez expuestas las opiniones de los artistas analizados, se podría deducir que la mayoría de ellos están de acuerdo en que el precio de los CDs ha sido y continúa siendo excesivo. En algunos casos, se vincula esta situación a una distribución muy poco equitativa de los beneficios económicos que ha tendido a favorecer a unos pocos artistas y, sobretodo, a la propia industria. Por otro lado, en algunos casos, se considera dicha situación como un factor crucial negativo puesto que impide el acceso a los productos culturales por parte de amplios sectores de la población, en especial de los más jóvenes. Otros músicos, incluso, piensan que el elevado precio de los CDs constituye en realidad un verdadero acicate para la “piratería” para aquellos usuarios con menor capacidad adquisitiva. En un sentido más amplio, este alto coste económico del CD ayuda a su vez a crear una imagen muy negativa de la industria discográfica.